LAS SEÑALES QUE SE CREÍAN EXTRATERRESTRES PROCEDÍAN DE TRES MICROONDAS

Observatorio ParkesAstrofísicos australianos descubrieron que unas misteriosas emisiones de radio, que se conocen como peritones y se captaban en el observatorio Parkes (Nueva Gales del Sur) desde 1998, no llegaban desde el espacio exterior, sino que provenían de hornos microondas, cuando el personal del complejo los abría antes de tiempo. La astrofísica Emily Petroff de Universidad Tecnológica de Swinburne y su equipo, revelaron la noticia en un artículo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society resolviendo así el misterio luego de diecisiete años. El observatorio Parkes, en Nueva Gales del sur. Foto: observatory John Sarkissian (Observatorio Parkes-CSIRO).-
La astrofísica Petroff, junto con sus colaboradores informó que “Hay tres microondas en las proximidades del telescopio que se usan frecuentemente, uno en la torre debajo del telescopio, otro en el centro de visitantes y un tercero en la cocina para el personal situada en el edificio conocido como Woolshed. Hay dos microondas más en las dependencias de los observadores, aproximadamente a un kilómetro”, agregando que “Los dos hornos responsables de la mayoría o todos los peritones observados son del mismo fabricante (Matsushita/Nacional) y ambos superan los 27 años, aunque funcionan perfectamente”.-
Tras varias pruebas, comprobaron que podían recrearla abriendo la puerta del horno para pararlo, a consecuencia de lo cual se producía un estallido de radio que luego detectaba el radiotelescopio. “ha sido una sorpresa para todos nosotros”, ha admitido Petroff.
Estos peritones procedentes de microondas son un tipo de señal muy parecida a los llamados estallidos rápidos de radio (FRB), que duran milisegundos y que los científicos detectaron como de origen galáctico.-
Así, cuatro de estos FRB, han sido detectados hace poco más de un año, por un equipo internacional de investigadores. Los mismos se habrían originado a distancias de miles de millones de años-luz, lo que parece excluir cualquier origen local. Las estimaciones de su brillo y distancia indican que las explosiones se originaron a distancias cosmológicas, cuando el Universo sólo tenía entre 6 mil millones y 9 mil millones de años. El proceso de emisión de estos estallidos aún no se conoce.-
La duración extremadamente corta de los estallidos y la gran distancia deducida, parece indicar que han sido producidos por algún suceso cósmico cataclísmico, como dos estrellas de neutrones uniéndose o una estrella muriendo o siendo tragada por un agujero negro. Si bien los FRB detectados, se estiman de origen extraterrestre, es difícil que su fuente sea alienígena, dadas las grandes cantidades de masa y/o energía involucradas en los mencionados estallidos.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*