NUEVOS DATOS OBTENIDOS CON UN DETECTOR UBICADO EN LA ANTÁRTIDA, CONFIRMA LA EXISTENCIA DE LOS NEUTRINOS CÓSMICOS

neutrinos cosmicosEntre las piezas que faltan para tratar de armar el gran rompecabezas del Universo, están aquellas que suceden violentamente, desatando gran energía, por ejemplo en los agujeros negros o en las explosiones estelares. Con el detector “Ice Cube” ubicado en la Antártida, se pudo confirmar la existencia de neutrinos cósmicos provenientes de los confines del Universo fruto de estos tremendos sucesos. La captación de tales neutrinos, es de manera indirecta detectando muones de ultra alta energía, los cuales son partículas secundarias que se crean en las raras ocasiones en las que estos neutrinos de alta energía, interaccionan con otras partículas atómicas. En la imagen superior se representa a uno de los eventos en los que se captaron neutrinos de alta energía a partir de una determinación sobre el cielo del norte, superpuesto a una vista del Laboratorio Ice Cube en el Polo Sur. Crédito: IceCube Collaboration.-
En el 2013 , los operadores de Ice Cube, habían logrado 28 eventos que parecían confirmar la existencia de estas huidizas partículas, que carecen carga eléctrica y son de muy poca masa. Ahora, según fue publicado en en Physical Review Letters, los investigadores determinaron la generación de 21 muones de alta energía, que estarían ratificando, lo determinado hacen dos años.-
Como señaló Francis Halzen, “ésta es la confirmación más cercana de la existencia de neutrinos cósmicos que podríamos conseguir utilizando un único instrumento”. “El hallazgo de los neutrinos cósmicos abre una nueva ventana para estudiar el cosmos”.-
Como explican desde el Centro Nacional de Física de Partículas, hasta la fecha, nuestra forma de estudiar el Universo se ha basado en la luz (fotones) y en los rayos cósmicos. Gracias a ambas “fuentes”, que se destacan por su fácil interacción y detección, se ha conseguido en gran medida entender el mundo que nos rodea. Pero ello no es suficiente: los astrofísicos quieren saber más del cosmos y de los misterios que hay en sus confines. Para lograrlo, los científicos creen que se debe recurrir a los neutrinos cósmicos, partículas de altas energías muy abundantes, pero de muy difícil detección, dado que la masa que presentan estas partículas, es muy pequeña. (Se cree que podría rondar la millmillonésima parte de la masa de un átomo de hidrógeno).-
Puede que estos abundantes y huidizos corpúsculos cósmicos, tan difíciles de detectar debido también a su bajísima interacción, que seguramente “proceden de aceleradores de partículas naturales”, abran una nueva ventana que permita descifrar tantas incógnitas que aún subsisten, sobre el Universo, en los confines del cosmos, más allá del Sistema Solar, y mucho más lejos de nuestra galaxia, donde todavía cabe pensar que se esconden muchos fenómenos tan misteriosos como distantes.-
Como destacan investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, algunos fenómenos tan energéticos y misteriosos para la ciencia., como los mencionados Agujeros negros, núcleos energéticos de las galaxias o explosiones estelares son sólo algunos eventos que podrían ser comprendidos gracias a esta nueva ventana que abren los neutrinos cósmicos.-
Además de su compleja detección, estas partículas se caracterizan por contener información que ha permanecido inmutable mientras viajaban por el Universo. Tras originarse en algunos de los eventos más potentes que conocemos, los neutrinos cósmicos se aceleraron a niveles energéticos un millón de veces superiores a los observados en el túnel del LHC del CERN de Ginebra. Los datos que guardan, por tanto, son clave para entender cómo funcionan esta suerte de aceleradores de partículas naturales. Fuente: PHYSICAL REVIEW LETTERS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*